Archivo para noviembre, 2011

En contra de las corridas de toros, 57% de los mexicanos

Posted in Uncategorized on noviembre 30, 2011 by MundoPatitasAC

Además al 73 por ciento de las personas no le gusta la fiesta brava; sólo 8% de los encuestados considera que es un arte

Los mexicanos rechazan las corridas de toros, a las que consideran más que arte o deporte, eventos de maltrato a los animales, de acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría.

Permitidas en México, las corridas de toros no son eventos a los que acceden las mayorías, apenas dos de cada diez han asistido alguna vez. La asistencia a la fiesta brava decrece: en cuatro años disminuyó de 28% a 19% el número de personas que habían presenciado un espectáculo de tauromaquia.

El número confirma una tendencia a la baja en la asistencia a las corridas de toros, como se observa en el dato de agosto de 2010.

El gusto por la fiesta brava tampoco es compartido por la mayoría. El 73% de los encuestados dijo que las corridas taurinas no son de su agrado, posición que ha aumentado (aunque lentamente en comparación con la asistencia a estos eventos) de marzo del 2007 a la fecha.

Se observa que son más quienes gustan de la tauromaquia que quienes han asistido a ella (22% frente a 19%).

La afición a las corridas de toros atraviesa necesariamente por la concepción que de éstas se tiene. Dos tercios de la población ven a la fiesta brava como un evento en el que se maltrata a los animales, el 16% cree que es un deporte y el 8% piensa que es un arte. De agosto de 2010 a la fecha disminuyó en 5 puntos la opinión que sostiene que las corridas de toros son maltrato animal.

Los datos de Parametría sugieren que, de decidirse por consulta popular, las corridas de toros serían vetadas en México, ya que seis de cada diez mexicanos (57%) están a favor de la prohibición. Aunque mayoritaria, esta posición es menor en porcentaje al que ve en las corridas maltrato animal y al que no manifiesta agrado por esta actividad.

La baja en el porcentaje indica que hay cierto nivel de indolencia ante el maltrato que suponen las corridas de toros (dada la diferencia de 10 puntos entre el 67% que asocia la fiesta brava con maltrato y el 57% que se opone), y tolerancia, o bien, indiferencia, que, de acuerdo con datos de sus detractores, es legal en ocho países, aunque en siete de ellos, se prohíbe en algunos municipios, lo que hace de México el único país de mundo donde no hay restricción alguna para las corridas de toros.[1]

En México —que tiene la plaza de toros más grande del mundo— se han hecho algunos intentos por prohibir la fiesta brava, sin que se haya tenido éxito en la tarea. En abril de este año en el Senado de la República se presentó una iniciativa para prohibir las corridas de toros; en octubre en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se retiró una iniciativa que pretendía erradicar la práctica del toreo.

El septiembre pasado, en Cataluña, España, tuvo lugar la última corrida de toros, en el acatamiento de la decisión del Parlamento catalán de prohibir la fiesta brava.[2]

La fiesta brava, tradicional en España, Portugal, Francia y algunos países de América Latina, ha sido censurada por activistas que, en aras de proteger los derechos de los animales, ven maltrato a los toros que participan en las corridas.

Aunque hay amplio (si no total) consenso en la creencia en los derechos de animales, las posiciones de los mexicanos respecto a las sanciones y circunstancias que significan maltrato animal ofrecen un panorama interesante.

Al cuestionar sobre los castigos que merecen algunas conductas se observa que 88% está de acuerdo con sancionar a quien maltrate a los animales, el apoyo baja al 80% si se trata de castigar a quien no recoja los excrementos de su mascota y disminuye todavía más, al 76%, al considerar los castigos al abandono de mascotas.

Los datos muestran que, en la concepción ciudadana, es más grave (y por tanto merece pena) no recoger las heces que abandonar las mascotas.

El panorama de la protección a los derechos de animales en México revela que las leyes son relativamente nuevas y en algunas entidades no existen. Colima, Puebla, Estado de México y Michoacán fueron las primeras que publicaron leyes para la protección de animales en los años ochenta.

Quintana Roo y Veracruz son los dos últimos estados en publicar leyes para la protección de animales en 2010.

Sólo 4 estados en toda la república no tienen leyes locales para la protección de animales. Han existido diferentes iniciativas. pero sin llegar a ser aprobadas por los congresos (Baja California Sur, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Tabasco).

Fuente: La Razón
http://razon.com.mx/spip.php?article98276

Anuncios

¿Pueden los perros leer nuestra mente?

Posted in Uncategorized on noviembre 30, 2011 by MundoPatitasAC

Estos animales de compañía no sólo aumentan la autoestima, disminuyen la ansiedad y la agresividad de sus dueños sino que, a menudo, también se comportan y responden como si tuvieran una especie de telepatía…

Los perros responden a la atención que les presta la gente gracias a una combinación de señales.

Los ‘mejores amigos del ser humano’, como se denomina a los canes domésticos, son fieles e inteligentes, y además destacan respecto de los gatos caseros, en cuanto a factores como la domesticación, los lazos afectivos, el entendimiento, la capacidad de resolver problemas, su adaptabilidad al entorno y su utilidad para las personas, según confirman tanto los estudios científicos como los felices propietarios de canes.

Además, los denominados ‘animales de compañía’, en realidad hacen mucho más que acompañar a las personas: aumentan la autoestima, disminuyen la ansiedad y la agresividad de sus dueños, entre otros efectos positivos de los que cada vez se tienen más evidencias. De ello, se beneficia sobre todo la gente mayor, los niños y los discapacitados.

“A algunas mascotas sólo les falta hablar”, afirman algunos conocedores de las capacidades caninas. Aunque de momento no pueden comunicarse verbalmente, en cambio quizá dispongan de otra capacidad tanto o más prodigiosa, la de leer la mente, de acuerdo a una reciente investigación americana.

¿Cómo aprenden los perros a pedir comida a sus amos? ¿Por qué se comportan mal cuando sus propietarios no les miran como si pretendieran llamar su atención? ¿Estos animales infieren los estados mentales en las personas al observar su apariencia y comportamiento en distintas circunstancias y actúan en consecuencia? ¿Aprenden de la experiencia, respondiendo a las señales ambientales, la presencia o ausencia de ciertos estímulos?.

Para Monique Udell, profesora de psicología del departamento de Ciencias Sociales, de la Universidad de Florida (UF) en Gainsville, (EE.UU.) , la forma en que los perros responden a la atención que les prestan sus dueños se debe a una combinación de señales específicas, del contexto y de experiencia previa.

La doctora Udell y su equipo de investigadores han identificado en el perro doméstico una amplia gama de comportamientos sociales similares a los humanos, incluida su capacidad para responder al lenguaje corporal humano, las órdenes verbales y los estados de atención de las personas con las que interactúan.

Para llegar a estos resultados, lo expertos de la UF efectuaron dos experimentos que comparaban el rendimiento entre perros domésticos, perros pastores y lobos, poniéndoles en la situación de pedir comida a una persona atenta o a alguien que el animal no podía ver, para averiguar si su entorno (rebaño o casa) o su especie (perro o lobo), influían en su rendimiento.

LOBOS Y PERROS, IGUAL DE SENSIBLES

Así se descubrió que los lobos y perros domésticos son capaces de solicitar comida acercándose a los humanos atentos, y que ambas especies pueden mejorar rápidamente su desempeño con la práctica.

Por otra parte, los perros caseros fueron más sensibles que los dedicados a pastorear, en relación con los estímulos predecibles en los seres humanos atentos. Aquellos animales menos expuestos de forma regular a los seres humanos tendían a actuar de forma más incorrecta a la hora de pedir comida.

Para los investigadores, “esto sugiere que la habilidad de los perros para seguir las acciones humanas se debe a la voluntad de aceptar a los seres humanos como compañeros sociales, combinada con una capacidad para seguir las extremidades y las acciones de las personas para recibir confirmación”.

Para desarrollar este tipo de habilidades son importantes el tipo de señales de atención que recibe el perro, así como el contexto en el que se presenta la orden y la experiencia previa del animales, de acuerdo a los expertos de la UF.

En opinión de la doctora Udell, “los perros pueden estar en una sintonía tan importante con las personas que ello podría equipararse en cierta medida con que sean capaces de leer nuestra mente”.

Los animales de compañía no sólo son capaces de captar el estado mental de las personas, sino además influir de manera positiva sobre su psique, emociones y estado de ánimo, una influencia que se viene aprovechando con éxito desde hace años para desarrollar distintos tipo de Terapia y Educación Asistida por Animales de Compañía (TEAAC).

Las TEAAC, que se realizan en la propia casa de la persona, en centros sanitarios o penitenciarios, consisten en la participación de animales de compañía en actividades terapéuticas, con el fin de mejorar la calidad de vida o promover la salud de personas con necesidades especiales, bien por la edad, por discapacidades o bien por estar privados de la libertad.

Se trata de aprovechar los valores intrínsecos de los animales (respuesta invariable, fidelidad, incapacidad de juzgar…) para facilitar la labor del terapeuta, médico o educador, al tratar ciertas patologías físicas o psíquicas, e incluso para mejorar la calidad de vida de algunos colectivos con problemas de integración social.

LOS ANIMALES CALMAN LOS NERVIOS

Durante el octavo congreso sobre (TEAAC) de la Fundación Affinity, se ha concluido que los animales de compañía aumentan la autoestima, disminuyen la ansiedad y la agresividad, entre otros beneficios de los que cada vez se tienen más evidencias.

Según Teri Pichot, psicoterapeuta y trabajadora social de un programa de terapia con perros “la sola presencia de animales en casa puede hacer disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca e, incluso, se ha detectado una disminución de la necesidad de tomar algunos medicamentos”.

El experto Philip Arkow, de la American Human Association (Asociación Humana de América) en Estados Unidos citó la reflexión de una de las usuarias de un programa TEAAC, refiriéndose al perro de terapia: “a él no le importa si tengo el pelo blanco, si no tengo dientes o si no me acuerdo del nombre de mis hijos”. Un testimonio que puede representar los sentimientos que a menudo experimentan estos usuarios.

Según Amy McCullough , experta estadounidense en terapias con animales realizadas con niños que sufren abusos ,“para el niño que ha sufrido abusos, el perro se convierte en su confidente, en alguien que le apoya y que le transmite confianza”.

“También es así en otras situaciones emocionalmente difíciles como es el divorcio de los padres o el proceso de investigación en un caso de abuso. En esos momentos, el hecho de que el niño cuente con el apoyo incondicional del perro hace menos intimidatorio el proceso”, añadió McCullough.

Por su parte, Ana Poves, del centro de discapacidad de San Juan de Dios en Madrid (España), “un programa de terapias con animales aumenta la autonomía de los usuarios y sus habilidades intelectuales e instrumentales en jóvenes con discapacidad intelectual profunda o grave. Además, aumenta su serenidad, disminuye su ansiedad y les ayuda a integrarse socialmente”.

Por Daniel Galilea
actualizado: 17/11/2011

Algunos han recibido ángeles sin saberlo

Posted in Uncategorized on noviembre 30, 2011 by MundoPatitasAC

¡Cuidado! ¡Casi tocaste ese auto de costado! Me gritó mi padre. “¿Es que no puedes hacer nada bien?”
Esas palabras me dolieron más que un golpe. Volví mi cabeza hacia el anciano sentado en el asiento junto a mí desafiándome a contestarle. Se me hizo un nudo en la garganta, y aparté los ojos. No estaba preparada por otra pelea.

“Yo vi el auto, papá. Por favor, no me grites cuando manejo.”

Mi voz fue medida y firme, que sonaba mucho más calmada de lo que realmente me sentía.

Mi padre me miró furioso, después volvió su cabeza y se mantuvo callado. En casa lo dejé enfrente del televisor y fui afuera para componer mis pensamientos. Había oscuras y pesadas nubes en el cielo, prometiendo una lluvia. Un trueno distante retumbó como si fuera el eco de mi agitación interna. ¿Qué puedo hacer con él?

Mi padre había sido leñador en el estado de Washington y en Oregon. Había disfrutado de vivir al aire libre y le gustaba medir su fuerza contra el poder de la naturaleza. Había entrado en agotadoras competiciones de leñadores, y a menudo ganaba. Los estantes de su casa estaban llenos de trofeos que probaban su habilidad.

Pero los años pasaron implacables. La primera vez que no pudo levantar un pesado tronco, hizo una broma sobre eso; pero luego el mismo día lo vi afuera solo, tratando de levantarlo. Se volvió irritable cada vez que alguien le hacía bromas sobre estar envejeciendo, o cuando no podía hacer algo que hacía cuando era joven.

Cuatro días antes de cumplir sesenta y siete años, tuvo un ataque al corazón. Una ambulancia lo llevó al hospital mientras el paramédico le hacía resucitación para mantener la sangre y el oxígeno circulando.

En el hospital, lo llevaron corriendo al cuarto de operaciones. Tuvo suerte, sobrevivió. Pero algo en el interior de papá, murió. El gusto por la vida desapareció. Obstinadamente se negaba a seguir las órdenes del doctor. Las sugerencias y los ofrecimientos de ayuda eran rechazados con sarcasmo e insultos. El número de visitantes disminuyó, y finalmente cesaron. Papá quedó solo.

Mi esposo Dick y yo le pedimos que venga a vivir con nosotros a nuestra pequeña granja. Esperábamos que el aire libre y la atmósfera de granja le ayudaran a ajustar su vida.

Una semana después de venir, ya me arrepentí de la invitación. Nada le parecía satisfactorio. Criticaba todo lo que yo hacía. Me sentí frustrada y deprimida. Pronto me di cuenta que estaba desahogando mi rabia con Dick. Empezamos a discutir y pelear.

Alarmado, Dick buscó al pastor y le explicó la situación. El pastor nos dió citas de consejería para nosotros. Al final de cada sesión, él oraba, pidiendo a Dios que calmara la turbada mente de papá.

Pero los meses pasaban y Dios guardaba silencio. Había que hacer algo y era yo la que lo tenía que hacer.

Al día siguiente me senté con la guía telefónica y llamé a cada una de las clínicas mentales que había en el libro. Expliqué mi problema a cada una de las voces llenas de simpatía que me contestaron. Justo cuando estaba perdiendo la esperanza, una de esas amables voces de repente exclamó, “¡Recién leí algo que podría ayudarla! Déjeme ir a buscar el artículo…”

Escuché mientras ella leía. El artículo describía el sorprendente estudio hecho en una clínica geriátrica. Todos los ancianos pacientes estaban con tratamiento por depresión crónica. En todos ellos sus actitudes mejoraron en forma excepcional cuando se les dio la responsabilidad de cuidar un perro.

Fui a la municipalidad a ver los perros ofrecidos en adopción. Después que llené un formulario, un oficial uniformado me llevó a los corrales de los perros. El olor a los desinfectantes inundó mi nariz cuando entré a las filas de jaulas. Cada una contenía de cinco a siete perros. Los había de pelo largo, enrulado, unos negros y otros con manchas que saltaban, tratando de alcanzarme. Los fui estudiando uno por uno pero los rechacé a todos por distintas razones, demasiado grande, o demasiado chico, o demasiado pelo, etc. Cuando llegué al último corral, un perro desde la esquina más alejada se paró con dificultad, caminó hacia el frente de la jaula y se sentó. Era un pointer, una de las razas aristócratas del mundo de los perros. Pero éste era una caricatura de la raza.

Los años habían puesto en su cara y hocico un poco de gris. Los huesos de sus caderas sobresalían en triángulos desiguales. Pero fueron sus ojos que atraparon mi atención. Calmados y límpidos, me observaban fijamente.

Apuntando al perro, pregunté, ¿Qué me dice de éste? El oficial miró, y sacudió su cabeza, intrigado. “El es un poco raro. Apareció no se sabe de dónde, y se sentó en el portón del frente. Lo entramos, pensando que quizá alguien viniera a reclamarlo. Eso fue hace dos semanas y nadie ha venido. Su tiempo termina mañana”. Hizo un gesto, como que no se puede hacer nada.

Mientras las palabras entraban a mi mente, me volví al hombre con horror… “¿Quiere decir que lo van a matar?”

“Señora”, dijo dulcemente, “Es el reglamento. No hay lugar para todos los perros que nadie reclama.”

Miré al pointer otra vez. Sus calmados ojos marrones esperaban mi decisión. “Lo tomaré”, dije. Y manejé hasta casa con el perro sentado en el asiento delantero a mi lado. Cuando llegué a casa, toqué la bocina dos veces. Lo estaba ayudando a bajar del auto cuando papá apareció en el porche del frente… “¡Mira lo que te traje, papá!” dije entusiasmada.

Papá miró, y puso una cara de disgusto. “Si yo quisiera un perro lo hubiera buscado. Y hubiera elegido uno mejor que esta bolsa de huesos. Quédate con él, yo no lo quiero.” Agitó su brazo despectivamente y empezó a caminar hacia la casa.

El enojo creció dentro de mí. Me apretaba los músculos de la garganta y sentía latidos en las sienes. “¡Es mejor que te acostumbres a él, papá, porque se queda con nosotros!”
Papá me ignoró… “¿Me escuchaste, papá?” Grité. A estas palabras papá se volvió enojado, con sus manos apretadas a sus costados, con sus ojos entornados con odio.

Estábamos parados mirándonos fijamente como duelistas, cuando de repente, el pointer se soltó de mi mano. Fue cojeando despacio hasta mi padre y se sentó frente a él. Entonces muy despacio, cuidadosamente, levantó la pata delantera.

La quijada de mi padre tembló mientras se quedó mirando la pata levantada. La confusión reemplazó la ira de sus ojos. El pointer esperaba pacientemente. De pronto, papá estaba arrodillado, abrazando el animal.

Fue el principio de una cálida e íntima amistad. Papá lo llamó Cheyenne. Juntos, él y Cheyenne exploraron el vecindario. Pasaron largas horas caminando por polvorientos caminos. Iban a las orillas de los rápidos ríos, a pescar sabrosas truchas, pasando largos momentos de reflexión. Incluso comenzaron a ir juntos a la iglesia los domingos, mi padre sentado en un banco y Cheyenne echado silencioso a sus pies.

Papá y Cheyenne fueron inseparables a través de los tres años siguientes. La amargura de mi padre se desvaneció, y él y Cheyenne hicieron muchos amigos.

Entonces, una noche, muy tarde, me extrañó sentir la fría nariz de Cheyenne revolviendo nuestras frazadas. Nunca antes había entrado a nuestro dormitorio en la noche. Desperté a Dick, me puse el salto de cama y corrí al cuarto de mi padre. Papá estaba en su cama, con una faz serena. Pero su espíritu se había ido silenciosamente en algún momento durante la noche.

Dos días más tarde, mi dolor se hizo todavía más profundo cuando descubrí a Cheyenne tendido muerto junto a la cama de papá. Envolví su cuerpo en la alfombra sobre la cual siempre había dormido. Mientras Dick y yo lo enterrábamos cerca de su lugar favorito de pesca, le agradecí silenciosamente por la ayuda que me había dado para devolver a mi padre la paz y tranquilidad.

La mañana de funeral de papá amaneció nublada y sombría. Este día se ve de la misma manera que yo me siento, pensé, mientras caminaba hacia la línea de bancos de la iglesia reservados por familia. Estaba sorprendida de ver la cantidad de amigos que papá y Cheyenne habían hecho, que llenaban la iglesia. El pastor comenzó su elogio del difunto. Fue un tributo para papá y para el perro que había cambiado su vida.

Entonces el pastor citó Hebreos 13:2. “No dejes de dar hospitalidad a forasteros, porque haciéndolo, algunos han recibido ángeles sin saberlo.” “Muchas veces he agradecido a Dios por haberme enviado un ángel,” dijo.

Entonces me di cuenta, y el pasado cayó todo en su lugar, completando un rompecabezas que no había visto antes: aquella amable y simpática voz que me leyó aquel artículo sobre el estudio en la clínica geriátrica. La inesperada aparición de Cheyenne en el lugar de los perros para adopción. Su calmada aceptación y completa devoción a mi padre y la proximidad de sus muertes.

Y de repente, comprendí. Me di cuenta que, ciertamente, Dios había contestado mis plegarias en busca de su ayuda.

TV Notas y su engañoso reportaje “Del Ruedo a tu Mesa” 29/11/11

Posted in Uncategorized on noviembre 30, 2011 by MundoPatitasAC

TVNOTAS MIENTE!!!

TV Notas Dice: “Llegan los lunes al menos 6 ejemplares de toros a la Plaza de Toros México y permanecen en los corrales durante toda la semana mientras son cuidados por un caporal y un veterinario”.

Omite revelar: Algunos secretos que realmente suceden durante este tiempo. Antes de soltar el toro para que corra junto a un grupo de personas, se les serrucha los cuernos varios centímetros. Estos ayudan a orientar al animal ya que son como los bigotes para un gato, así que una vez cortados el toro pierde mucha coordinación. Como esta práctica es ilegal, los veterinarios deben revisar los cuernos del animal para ver que estén en buenas condiciones después de la corrida. Pero en 1997 a Confederación de Profesionales de Corridas de Toros en la que se incluían más de 200 toreros protestaron contra esta ley, diciendo que los mismos expertos veterinarios no tenían conocimiento suficiente para examinar a un toro.

Otros “tratamientos” a que los toros son sometidos, son provocarles diarreas con laxantes, imponerlos a cargar bultos pesados de arena en las astas, e inyectarles químicos, entre otras tretas, para que poco tiempo antes de la faena, los toros estén debilitados, adoloridos y disminuido en su defensa.

Pero los toros no son los únicos que sufren en estas corridas ya que los caballos que participan en las corridas y sufren una cruel muerte en la misma. Ellos tienen miedo a los toros por instinto así que los drogan, los golpean y les vendan los ojos para que no huyan del toro. Para entorpecer su audición se le mete papel mojado en las orejas y se les corta las cuerdas vocales ya que lloran mucho en las corridas debido a su miedo instintivo y el ruido podría “molestar” a los espectadores. Como se utiliza caballos con poca resistencia para este fin, siempre terminan siendo corneados por los toros.

TV Notas Dice: “El domingo es la corrida. Después de los tres tercios de la faena, el matador les da la estocada”

Omite llamar a las cosas por su nombre. Es típico de los toreros utilizar un lenguaje elegante y confuso, para NO tener que llamar a las cosas como son, traduzcamos la frase anterior :
Durante los tres tercios, o lo que es lo mismo 45 minutos, sucede lo siguiente:

El trabajo del picador
Si el torero percibe que el toro embiste con mucha energía, ordena al picador hacer su trabajo: Consistente en desangrar al toro para debilitarlo, clavándole en el lomo una lanza que destroza músculos (trapecio, romboideo, espinoso y semi-espinoso, serratos y transversos de cuello) Lesiona, además, vasos sanguíneos y nervios. Esto es para que el torero pueda brindar la expresión artística que se supone debe tener este espectáculo. Un solo puyazo podría destrozar al toro, por eso se hace en tres tiempos “para mayor goce de la afición.”

Las banderillas
Las banderillas aseguran que la hemorragia siga se intenta colocarlas justo en el mismo sitio ya dañado con los ganchos de metal. El gancho se mueve dentro de la herida con cada movimiento del toro y con el roce de la muleta, el peso de las banderillas tiene precisamente esa función. Algunas banderillas tienen un arpón de 8 cms, y se les llama “de castigo”, a las cuales es sometido el toro cuando ha logrado evadir la lanza del picador. Las banderillas prolongan el desgarre y ahondamiento de las heridas internas. No hay límite al número de banderillazos: tantos como sean necesarios para desgarrar los tejidos y piel del toro.

Demostrando Valor
La pérdida de sangre y las heridas en la espina dorsal impiden que el toro levante la cabeza de manera normal, y es cuando el torero puede acercarse. Con el toro ya cerca del agotamiento, el torero no se preocupa ya del peligro y se puede dar el lujo de retirarse del toro después de un pase especialmente artístico, echando fuera el pecho y pavoneándose al recibir los aplausos del público. Cuando el toro alcanza este estado lastimero, el matador entra en el ruedo en una celebración de bravura y machismo, a enfrentarse a un toro exhausto, moribundo y confundido.

La Estocada final consiste en:

La Espada
El toro es atravesado con una ESPADA de 80 cms. de longitud, que puede destrozarle el hígado, los pulmones, la pleura, etc., según el lugar por donde penetre en el cuerpo del animal de hecho, cuando destroza la gran arteria, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre.
A la hora de matar, si el toro corre con un poco de suerte muere de una estocada, pero no como se piensa de una estocada al corazón si no que la espada penetra pulmones y diafragma, a veces una arteria mayor, y de ahí la hemorragia que se aprecia del hocico y de la boca. A veces mueren ahogados en su propia sangre.

La Tortura sigue
El toro, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer, y suele encaminarse penosamente hacia la puerta por la que lo hicieron entrar, buscando una salida a tanto maltrato y dolor. Pero entonces lo apuñalan en la nuca con el DESCABELLO, otra larga espada que termina en una cuchilla de 10 cms. A pesar de estos terribles tormentos, el animal no suele morir de inmediato por su gran fuerza, pero finalmente cae al suelo, porque la espada a ido destrozando sus órganos internos. Asesinos Cobardes

Lo rematan con la PUNTILLA de 10 cms. con lo que intentan seccionarle la médula espinal, a la altura de las vértebras atlas y axis. El toro queda así paralizado, sin poder siquiera realizar movimientos con los músculos respiratorios, por lo que muere por asfixia, muchas veces ahogado en su propia sangre, que le sale a borbotones por la boca y la nariz.

TV Notas Dice: “Van al rastro de la plaza. Después de que los monosabios los sacan del ruedo, son procesados”

Omite decir: Que los toros llegan generalmente vivos al rastro, para ser destazados

Conozcamos la técnica de El Arrastre
Después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que esta consciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo.

TV Notas Dice: “Los ojos de luz de luna buscan con furia la silueta del adversario Imprime una bravura que contradice la ternura que puede sugerir su sobrenombre… Los toros son animales de gran bravura”

Omite decir: Que la furia y bravura no forman parte del temperamento de un pasivo herbívoro. ¡Claro, a no ser como la que cualquiera de nosotros mostraríamos cuando de defender la vida se trata!… pero en algo coincidimos: El toro SI ve la silueta del ¿adversario? (¡Por favor! ¡Si el toro no pidió estar ahí!) pero es debido a la grasa que previamente le han untado en los ojos para nublar su vista. Aquí un vídeo que demuestra su docilidad.

TV Notas Dice: “Con sus 500 kg a cuestas se prepara para su última embestida: el momento cumbre por las que tantas personas trabajaron desde hace cuatro años en un tranquilo corral de Guanajuato…”

Omite decir: Que tantas personas invierten tanto trabajo para criar/cuidar a un toro, porque cada toro es vendido en $500.000.00 para que unos cuantos se “entretengan” al ver cómo le torturan y asesinan, hasta ver convertido a este hermoso y pacifico ejemplar, en una piltrafa sanguinolenta.

TV Notas Dice: “Pero el final de la faena en la monumental plaza de toros México solo marca el punto de inicio de otro proceso no menos importante, el destino que depara la carne del toro de lidia. La gente piensa que por bravos estos animales tienen rabia, pero su carne es muy buena ¡Y más barata!, porque si, pese a las creencias de un populares, la carne del animal sacrificado en el ruedo es cien por ciento apta para el consumo humano, e Incluso que es mucho más sana que las reses de engorda porque les cuidan y les alimentan mejor”

Omite decir: ¿Para qué desechar el cuerpo si todavía se le puede sacar provecho económico vendiendo la carne para consumo humano, sin importar la cantidad de toxinas y químicos nocivos a la salud que contiene? ¿Por qué no menciona que la carne de toro de lidia estuvo prohibida por mucho tiempo en España, por aquello de las vacas locas?, pues cuando se le hace el descabello al toro, se afecta el bulbo raquídeo dando paso al riesgo de contaminación, lo mismo porque se encontró en toros de lidia substancias químicas que no la hacían apta para el consumo humano Un estudio efectuado entre 1998 y 1999 detectó fenilbutazona (un antiinflamatorio prohibido para el vacuno pero empleado en toros de lidia para enmascarar posibles cojeras o lesiones del animal, y que se usa desde 1949) en el 22 % de las reses analizadas lidiadas en plazas de segunda y tercera categoría. Si el fármaco se administra al toro antes de salir a la plaza, el animal no tiene tiempo de eliminarlo, ya que precisa entre 30 y 80 horas para metabolizarlo. Además, el proceso se interrumpe con el sacrificio del animal) La U.E. sigue prohibiéndola. Así que si te interesa comerla piensa dos veces.

TV Notas Dice: “Sin las corridas estos toros se extinguirían, pues por su carácter indomesticable, esta raza no podría ser usada para otra actividad”

Omite mostrarr: El siguiente video que desmienten tal afirmación. Además omite educar, mencionando que el problema empieza desde que pretendemos clasificar a los animales y plasmar en ellos etiquetas: “Estos son para comer”, “Estos para vestir”, “Estos para experimentar”, “Estos para entretenernos”, “Estos para encerrarlos en jaulas y decorar mi casa”, “Estos para torturarlos hasta hacerles vomitar sangre en una plaza”… etc. Bajo ese esquema mental, una persona diría “los toros no ‘sirven’ para otra cosa”… como si tuvieran que “servir” para algo. Los humanos de qué les “servimos” a los animales? Somos todos seres sintientes, al final del día. Pero constantemente se nos olvida que no somos la única especie con capacidad para sentir placer y dolor. Nos hemos situado en el centro del universo e ignoramos completamente las necesidades de aquéllos seres con quienes compartimos este mundo. El toro “de lidia” como raza, no existe. Es una alternación genética. Los toros existían desde mucho antes de que se inventara esta bazofia conocida como tauromaquia.

TV Notas Dice: “Solo los más calificados son seleccionados para ser lidiados ante miles de personas”

Omite mencionar: Que por lo regular, las plazas de toros lucen semi vacías. ¿Cuales miles de personas? Todas las encuestas demuestran que somos la mayoría de mexicanos los que estamos en contra de esta cruel tradición, que pésele a quien le pese, inminentemente se extingue.

Y asi…

29/11/11 Amplia nota Animalista en el Periodico Reforma

Posted in Uncategorized on noviembre 30, 2011 by MundoPatitasAC

5 Razones para NO comprar un cachorro.

Posted in Uncategorized on noviembre 21, 2011 by MundoPatitasAC

Los cachorros son irresistibles, el homo sapiens sapiens, o sea nosotros los humanos, fuimos diseñados así, nos da ternura ver un bebé de cualquier animal, es una cuestión evolutiva. Lo que no es evolutivo es la falta de capacidad para razonar y de “pensar” la responsabilidad que conlleva el adquirir un cachorro, y les daré unas cuantas razones para que lo piensen bien antes de meterse en una cuestión de estas.

1.- La mayoría de la gente e incluso los veterinarios desconocen la importancia del periodo que corre de la primera semana a la 12va o 14va semana de vida. Periodo en el cual, si no se empieza a educar, manipular y pulir el carácter del pequeño, tendremos problemas más adelante. Muchos de los perros que venden en tiendas (cuando medio bien nos va y en la calle cuando somos tan imprudentes de comprar un animal que sabemos que esta enfermo, que es ilegal y que son criaderos de traspatio) irremediablemente presentará en un futuro problemas de conducta, en el caso que llegue a adulto….

2.- El tiempo que requerimos para educar y entrenar a un cachorro es enorme. En los primeros meses requerimos casi casi estar todo el tiempo detrás de ellos como si fuera un bebé humano, si queremos claro, que vayan a hacer sus necesidades donde se lo asignamos, que no muerdan todo, no salten, solo por poner unos cuantos ejemplos.

3.- Debemos contar con recursos para su alimentación, un alimento premium o extra premium anda por ahí de los $800.00 – $1,200.00, dependiendo de la marca y si hablamos de un cachorro de raza molosoide (extra grande) que no podemos darle cualquier alimento y que come como si fueran vaca en vez de perro (por lo menos unos 2 años con alimentación especial), seguimos con inversiones bastante altas. Los perros son omnívoros, pero necesitan de una alimentación balanceada, o un perro con problemas renales, hepáticos, obesidad, etc. Hagan cuentas.

4.- A cierta edad se deben de entrenar, ciertas razas son más tranquilas (todavía no encuentro una que cuando es cachorro lo sea, pero en fin) y me refiero a un entrenamiento en forma, para poder tener un perro equilibrado. Sigan haciendo cuentas.

5.- A partir de los 6 meses, aunque podemos esperarnos hasta los 8, en ciertos casos, se debe de esterilizar, si dije bien, se debe de esterilizar, ¿para qué quieren más perros si hay miles abandonados?, si con uno no pueden y si el gasto es enorme, ¿qué van a hacer cuando tengan varios cachorros dando lata en casa? El típico: debe tener una camada antes de esterilizarlo, es un mito, me parece falta de ética de ciertos veterinarios, por no decir otra cosa; por la salud del animal es mejor hacerlo a edad temprana.

Dije 5, pero tengo otras tantas…….

Hay miles de perros abandonados, en los antirrábicos se asesinan miles de perros al mes electrocutados y rematados a palazos (lo de los pentabarbitúricos es otro mito en muchos antirrábicos), a veces agonizan por horas, sin contar los que están en la calle, que son muertos en accidentes, por gentuza que los lastima o mata a propósito, enfermos, etc.

43% de esos perros abandonados son de raza, fueron comprados sin pensar, por capricho y no fueron educados y lo más fácil es, o echarlos a la calle o llamar al antirrábico y cuando bien les va, llevarlos a un refugio.

La carga genética de muchos perros de raza, debido a la endogamia, está tan degradada y echada a perder que presentarán problemas de displasia, sordera, renales, inmunológicas, entre otras tantas. El método de selección de estos criadores y criaderos poco serios es algo así como Papá guapo más Mamá guapa igual a cachorro guapo, en realidad el método de selección científico o índice psicomorfológico se aplica poco o no se aplica, es más podría apostar que muchos de éstos ni siquiera han oído hablar de ello.

Debemos tener siempre presente que el Animal puede enfermarse, desde un simple problema respiratorio hasta algo más serio o puede tener un accidente. $$$$

De aquí nos podemos seguir con vacunación, desparasitación, collar, placa, correa, cama, otra cama, otra cama y al final cuando ya acabo con todas las camas, un tapete. $$$$$ ¡Ahhh! y una casa la cual nunca va a usar en la mayoría de los casos.

Así que hay que pensar en el presupuesto, el tiempo y el espacio que tenemos antes de adquirir un perro.

Ahora bien, si ya pensaste todo esto, y de todas formas quieres un perro, uno adulto es más tranquilo, se le puede enseñar muchas cosas, no necesita crecer con los niños de la casa (otra vez el asunto de los humanoides y su trauma por que todos crezcan juntos o estén presentes en un parto), es agradecido, leal y necesita un hogar…….

Si ya de plano quieres un cachorro, adóptalo, tanto los refugios como los protectores independientes recibimos perros de todas las edades, razas, tamaños y colores. Y después de adoptarlo edúcalo….

No contribuyas a que sigan naciendo vidas inocentes con poco futuro, mejor, piensa en darle un futuro a una vida inocente.

Una de las principales misiones de Mundo Patitas, A.C., es justamente la de dignificar en adopción al perro adulto-mestizo, con todas las ventajas que ello conlleva. Pregunta por ellas.

… Y recuerda, importa mas el comportamiento que la raza, por eso adopta uno sin casa

¿Necesitas más razones?

Visitamos todos los domingos a partir de las 13 hrs. en nuestro stand de adopciones del Parque México de la Col. Condesa (sobre la calle de Mechoacán, junto a la fuente de los cantaros) o contactamos a mundopatitas@prodigy.net.mx o a los teléfonos 55974389 y 5522195151

¿Qué huelo a perro?

Posted in Uncategorized on noviembre 16, 2011 by MundoPatitasAC

Pues llevaba días oyendo que si olía a perro.. y a que voy a oler, que soy un perro!! Es que a veces estos bípedos son una lata… pues ¿Que no huelen ellos a bípedos?… aunque es cierto que su olor es peculiar él tiene un olor y ella otro… es curioso y hay días que huelen a una cosa y al rato tienen un olor mas intenso… Pero creo la explicación a éstos olores cambiantes son lo que ellos llaman perfumes, y me han comprado uno a mi!!! No huele mal, así que por el momento me dejo.

Bueno, pero que me desvío del tema… pues nada que seguían con la manía de que olía a perro y un buen día me llaman y me dicen ven, ven… y yo inocente de mi de obediente que voy hecho un mar de alegría, pensando que íbamos a jugar o me iban a dar algún premio! y nada… que me agarra el grandullón y me mete en un hoyo resbaladizo.. y no contento con esto aparece la otra y agarra una cosa larga de la cual empieza a salir agua.. calentita.. que cosas más raras tienen los bípedos… Total quede empapado! … hasta ahi bueno no estaba mal a mi el agua me gusta pero luego, comienzan a restregarme… y yo comienzo a echar espuma por el pelo… ah!!! que me esta pasando que me desgasto!!!! Finalmente consiguen quitarme toda esa espuma de encima y me envuelven como auna croqueta…

Ya se me estaba pasando el susto, porque bueno ahi encroquetado no se estaba tan mal.. pero lo peor estaba por llegar, cuando aparece ella con una aparato que hacia un ruido escandaloso.. y encima echaba un aire caliente que ni les cuento.. pero a ver para que echan aire caliente con el calor que hace ya!!! Que alguien se lo explique… Pues nada, que me apuntan con el chorito de aire caliente.. pero seran pesados.. yo huia como podía me tapaba el hocico con mis patitas pero nada, no había escapatoria.. me habían cerrado la puerta y no pararon hasta que no estuvieron a gusto, o sea hasta que he quedado bien seco.. con lo fresquito que estaba uno remojadito…

Espero que se les haya pasado la manía y me dejen con mi olor a perro, al cabo, a mi me parece, no esta tan mal 😉